03:28 h. Viernes, 26 de Mayo de 2017

Buenos Días Curacaví ¡ En Línea !

Rosa Ramírez en “Ojos de Mujer”.

Este sábado 16 de marzo se presentó el Monólogo “Ojos de Mujer” en el Memorial de Curacaví.
Buenos Días Curacaví  |  18 de Marzo de 2013 (00:47 h.)
Más acciones:

Sin la pretensión de parecer crítico de arte, ya que el arte en gran parte son sensaciones, emociones e interpretaciones de lo que el artista nos muestra, y cada uno siente, se emociona e interpreta de forma distinta, les mostraremos lo que sentimos, interpretamos y sobretodo lo que nos emocionó en este monólogo de nuestra vecina, Rosita Ramirez.

Hablamos de “nuestra vecina”, ya que lo que ocurre en el escenario, es el viaje a través del tiempo de Rosita Ramírez. Nos enseña lo que sintió desde muy pequeña, comienza con sus primeros recuerdos, canciones de cuna, esa que habla del Cuco: “de pequeña  el cuco evolucionó, desde ser una sombra, pasando por ser un ser horrible, transformándose luego en la gente que de alguna manera es oscura, “los hombres grandes, los amigos del papá, el patrón”, dice ella. Luego el Cuco cambia de nombres de caras pero en definitiva la acompaña toda la vida.

Recuerda sus juegos, lo mucho que le gustaba nadar, que soñó con ser bailarina, de su tiempo con amigos entretenciones con sus primos y cercanos, su primer profesor, lo mucho que le enseñó y sobre todo el mundo que le mostró cuando aprendió jugando con el silabario.

El pueblo donde creció, el sacrificio de su madre y su sueño de ser abogado para cambiar la suerte de los pobres y desprotegidos por el abuso y la injusticia.

Ojos de Mujer es una invitación a no olvidar, a que no nos arrebaten nuestro pensamiento ni nos confundan en nuestros recuerdos.

Al final de la obra se habla otra vez del Cuco, que ahora tiene otro rostro: “El sistema neoliberal que amenaza con destruir al mundo y terminar con nuestras vidas”.

En una de las reflexiones finales, representada por lo que hacía y decía su madre en el médico, hace una crítica a la sociedad en lo que se refiere a los prejuicios, al no darnos oportunidades sólo porque “la primera impresión” nos indicó algo. Reflexiona sobre la pérdida de oportunidades que tenemos y las oportunidades que quitamos a otros por estos mismos prejuicios.

Gracias Rosita por permitirnos recordar y revivir algo de nosotros mismos, gracias por esta reflexión que nos obliga a pensar sacándonos de la ceguera y sordera que hábilmente nos han instalado.

Para finalizar y si se trata de crítica social, les queremos contar que tres lunes de cada mes se reúne nuestro concejo municipal. Largas conversaciones, largas horas de presentación de quejas, muy pocos proyectos o propuestas. En alguna sesión se ha manifestado la necesidad de incentivar la cultura. Pocas ocasiones tenemos en Curacaví de acceder a esto, en esta sólo una de los seis concejales que tenemos se hizo presente, nuestra eterna “María Recabarren”.

Más noticias en Artes
Lo + en Buenos Días Curacaví ¡ En Línea !