02:03 h. Jueves, 17 de octubre de 2019

Sobre el XIII Festìn Sin Piedra

Buenos Días Curacaví  |  13 de febrero de 2013 (22:04 h.)
Más acciones:

La XIII versión del Festín Sin Piedra a principios de febrero contó, en sus dos días, con una asistencia de público estable de, aprox., 1200 personas por día. En esta ocasión, se pudo advertir un retorno de la familia al evento. Sillas, mesas, frazadas y mate, dieron cuenta de ello.
 
El Festín Sin Piedra, alguna vez, se llamó: La Piedra del Festín, que es una de las traducciones desde el mapudungun de Curacavì. Cómo ocurrió el cambio de nombre para la misma actividad?. En la última administración municipal a cargo de don Pedro Julio Maturana se llevó a cabo el ensanche del Estero Puangue, entre el puente en direcciòn a Valparaìso y el sector de Las Rosas. Solicitamos en su oportunidad los informes de impacto ambiental y las Bases de la licitación. Tambièn lo hicimos con otra "intervenciòn" que se hacìa por aquel tiempo: la extracciòn de áridos desde el Estero Puangue por parte de la concesionaria de la ruta 68. Resumiendo: no se dieron la molestia ni siquiera de decirnos que no. Tampoco se preocuparon mucho por recibirnos, y bueno: así son las cosas, en la dinámica de los hechos consumados.
 
Recuerdo que un día veníamos de haber ido a cerrear con Miguelato, cuando nos encontramos que el pilar de un viejo puente, situado a la altura del callejón Lo Aguila, estaba siendo arrancado de base por maquinaria pesada. Era el lugar de la Piedra Del Festín. De suerte, nos encontramos con el Director de Obras, que se encogió de hombros, misma actitud que tuvo el operador de la retroexcavadora, más alguien que pertenecía a la empresa que se ganó la licitación. Tratamos de llevar las cosas en términos amigables, argumentando que, en nada perjudicaba el pilar en cuestión. Nuestra amabilidad  fue cambiando por la calidad de las respuestas que ellos daban a nuestras preguntas. Eso no se debiò a que  no nos gustaran las explicaciones. Más bien sucedía que, de nuestra parte, se generaban otras preguntantas, cuyas respuestas, de parte de ellos,  explicaban menos. Finalmente los destructores de la simbólica Piedra del Festín se pusieron muy nerviosos y dejaron de explicar la situaciòn, dejándola en: inexplicable. Así que ahí estábamos bando y bando enfrentados y nosotros con cara de: "no nos tomen por imbéciles". Cuando ya no había más espacio para conversar, el operador se subió a su máquina y procedió a su derribo, el Director de Obras miró para otro lado y el representante de la empresa nos dedicó una sonrisa. Aun estamos indignados por aquello. A modo de protesta y para no olvidar, el festival pasó a llamarse: el Festín Sin Piedra.
 
El pilar abandonado de un puente que se construyó a fines de los años 60, era el último testigo de la furia del caudal. Según relatos de personas, en una "crecida de aguas", el puente se derrumbó poco después de ser inaugurado. El simbolismo de ese pilar se lo entregaron quienes iniciaron este Festín, alrededor del año 2000. Es cierto: no era una Piedra Tacita. Tampoco sabemos si ese lugar tuvo significación o fue un lugar más. Pero se había transformado en algo que marca un suceso: marcaba un lugar para la reunión de la comuna, en el posible lugar donde el significado de Curacavì, impreganaba un sentido a nuevas generaciones. Al menos, eso es lo que recuerdo como opinión expresada por parte del profesor de enseñanza bàsica, Juan Pablo Morales.
 
En aquel entonces, una vez más, se desarrollaba en Curacavi una suerte de iniciativa colectiva. No éramos pocas personas. Realizamos actividades musicales, de lectura de poesía, teatrales, de intervención callejera. En definitiva, hacíamos lo correcto: conocerse y saber el uno del otro. Fue la ocasión para volver a entender que, más menos: había que recuperar espacios e interesarnos por quienes ya vivían acá desde mucho antes, la importancia y trascendencia del trabajo colectivo, el sentido de responsabilidad social, y lo que hoy ya nadie cuestiona: el sentido del enfoque de derechos.
 
En esta versión XIII del Festín Sin Piedra, además del regreso de la familia al encuentro, la participación de bandas con chicos entre 15 y 16 años, como es el caso de "Come y calla", "Los Picapiedras" y "Ruta 5", también nos vimos las caras viejos conocidos. Un ejemplo de apoyo constante son Los Trovadores de la Loma, quienes realizaron un sencillo y emotivo homenaje a la Mami Lucy. En dos días, se presentaron en el escenario casi 21 bandas o propuestas escénicas. Un poco, la gracia de este festival, es que aquellos que tienen su banda de música, no importa la edad que tengan, terminan sinténdose con el deber de participar. Así es y así paso ahora, por ejemplo, con quienes participaron por primera vez: todos quieren volver y todos le dieron contenido al Festín, que sigue sin piedra.


 
Leonel Gatica Cardemil
Más noticias en Comunal

  Consulte si es Beneficiario del Bono Marzo Aquí

A continuación encontrarán el link oficial de consulta para saber si es o no beneficiario del Bono Marzo 2013

  Cuenta Pública de Carabineros

El pasado jueves 28 de marzo, en el salón municipal, Carabineros de Curacaví realizó su cuenta pública. Destacan...

  Alcalde Barros Nuevo Socio Honorario Rotary Club Curacaví

Al igual que su padre el Ex Alcalde Guillermo Barros E. (QEPD) nuestro Alcalde recibió la distinción honorífica por parte del...