23:52 h. Sábado, 19 de octubre de 2019

Escrito de "Infancia en el Valle" (2005 - 2009)

Serie de Lecturas sobre el Festín sin Piedra:
Leonel Gatica  |  08 de febrero de 2013 (11:29 h.)
Más acciones:

i: puangue i

Vicente Simón

los perros ladran
y trasponen
ese ruido que el silencio
no nombra
o mueven espacios
en lugares donde he muerto
por fin
sin sentir nada
sólo contemplar un cuerpo
risueño a la siga de las sombras
y buscar en pueblos vacíos
sesgado junto a la mirada
la risa que traspasa
la superficie del espejo
cuando se está solo
y la vida en los ojos
nos entrega aquello
que aun se lleva dentro...
 
el último perro ladra
en la cresta del mauco
aun
las arañas rinden tributo
a la presa del momento
mientras
por un camino extraño
llego yo también
a la otra cima del festín
muerto como estoy
en alhué en la mañana
bautizarán mi memoria
al lavar el rostro
con las aguas del río
y así
sólo deba nacer de nuevo
para jugar junto a ti...
 
 
 
 
xiv: la memoria
 
Vicente Simón

alguna vez he escuchado
ese sonido que se adhiere al tiempo
y traslada
de boca en boca de pobres ancianos
la historia donde las aguas
de este río en su edén
bendice amores tras matorrales...
 
alguna vez he escuchado
las risas de los niños
chapuzando en las orillas
desnudos de cuerpo y alma
ante la muchedumbre
y tu
pequeña niña del río
bien provista de amor
en el festín de tu familia
miras al mauco y al caren 
cuando tu padre
llega con sacos de harina y granos
porque la furia de las aguas
en el invierno de los braseros
te deja sola
con viejos centinelas
de la torpeza humana...
 
alguna vez escuché
historias de pescadores
con su tarro
su cigarro y
su paciencia
a la espera del gran pejerrey
y tu madre muerta
los mira desde su casa azul
empinada en las rosas
mientras amasa el pan para todos...
 
todas las semanas escucho
cómo es que jóvenes
de distintas generaciones
ven la manera que el futuro los olvida
y el presente
ya casi los rechaza
en sus noches de río y alcohol
a esa hora de la madrugada
en que el puangue
evapora aquello que no puede soportar...
 
una noche escuché
por boca de un amigo
boca de su madre
cómo fue
que un hijo de esta tierra
fue sacado del lazo familiar
y obligado
a dar la espalda al puangue
para mirar sus zapatos
por última vez
en un lugar
que solo los cobardes conocen...
 
nunca nadie contó
cómo fue que antequiles
lavó sus ojos o sus manos
cuando inclinado
ante las cimas de los cerros
escucha las aguas
en lento escurrir:
dos hombres a lo lejos
brillantes a causa del sol
sentados en sus bestias
lo miran
y tu madre
pequeña niña del río
te mira entonces a ti
por última vez...
 
hoy yo espero
que el curso violado de este río
aun pueda empapar tus pies
y la memoria que el viento sopla
acompañe el desorden de tu pelo
pequeña niña de madre muerta
para cuando el pueblo ya no sepa
cual fue el curso que las aguas
han tomado
a la altura de alhué...
Más noticias en Educación

  Empresa Tao Fish, entrega acuario y peces a la escuela de los Rulos

En la reunión estuvieron alumnos de la escuela, la directora señora Gladys Guajardo, las tías Catalina, Carmen Gloria, los...

  Un conejo reciclado, el regalo de Challaco a nuestra comuna

Estuvimos hace poco menos de un mes junto a las personas de Challaco, y ya nos habían enseñado mucho sobre lo que es el reciclaje....

  Elizabeth Calderón, trabajo, vocación y disciplina

Llegamos pasadas las 13:30 a entrevistarla y a pesar de estar en recreo junto a su curso accedió gentilmente a atendernos.